Problemas de aprendizaje

Cuando un niño va mal en el colegio, se distrae con frecuencia, o no es capaz de mantener la atención el tiempo necesario para seguir el ritmo de la clase, decimos que es demasiado inquieto, o incluso hiperactivo.

En otras ocasiones los problemas para leer, comprender lo que se ha leído o incluso escribir con la precisión que corresponde a su edad nos lleva a decir que el niño padece dislexia.

3 de cada 4 niños con problemas de rendimiento escolar tienen problemas de visión.

Pero no siempre estos diagnósticos son los correctos. No olvidemos que el trabajo de la lectura depende en un 100% de la visión. Y en general el 80% del trabajo desarrollado en las aulas depende de este mismo sentido.

Un problema refractivo, de motilidad o de visión binocular puede dar al traste con el mejor de los estudiantes.